Ilustración: Gabriel Henao Ilustración: Gabriel Henao

El ARTtivismo cambió mi existencia

“Seguiré siendo víctima y homosexual, no hay marcha atrás, no puedo separar mi dimensión artística de la activista, ni de mi esencia como ser humano”. Un testimonio.

2020/01/09

Por Manuel Antonio Velandia Mora*

Lea aquí todos los contenidos de DIEZ

Ser víctima de un atentado y de amenazas de muerte que se extendieron a mi familia fueron las razones que me obligaron al exilio hacia España. Mi militancia activista LGBT me llevó a vivir lejos de la familia, separarme del hombre al que amaba, de mis ex amores, de los amigos, de mi país; verme obligado a transformar la cotidianidad me hizo muy difícil construir la felicidad.

Tener que sobrepasar la crisis emocional producida por el desplazamiento forzado me obligó a buscar con qué llenar mi tiempo libre; estudiar, unir arte y activismo en ARTivismo fue la respuesta. 

Explorar la fotografía artística fue la opción. Busqué conocer mucho más, primero en cursos libres ofrecidos por diversas instituciones culturales y luego, con formación profesional. El tema de mi primera exposición fotográfica fue el cuerpo de las personas trans; luego profundicé sobre las masculinidades, para proseguir con las feminidades.

Tuve la oportunidad de estudiar grabado y la producción de libros de artista. Estos nuevos saberes potenciaron mi acción y dieron un sentido más transdisciplinar a mi producción. Haber sido invitado casi al final de mi exilio a una exposición fotográfica retrospectiva y la permanente inquietud transformadora me llevaron a buscar otros lenguajes y a pensar en la instalación como respuesta. Introduje a la obra algunas pequeñas esculturas realizadas artesanalmente con vidrio soplado, lo que me permitió no solo desarrollar mi creatividad sino también orientarla más concretamente al trabajo sobre el cuerpo y las masculinidades.

La negociación de paz en Colombia fue el detonante que potenció mi trabajo artístico para realizarlo desde mi perspectiva de víctima del conflicto armado. Profundicé en las performances, el grabado y sumé la poesía. Le di al ARTivismo un sentido mucho más político y esto dio a mi vida una experiencia más lúdica, una forma mucho más positiva de vivir la cotidianidad, una manera de sacar el dolor acumulado y de transformarme emocionalmente hasta el punto de reencontrarme nuevamente con la felicidad.

Las obras a la par fueron un dispositivo para potenciar el apoyo psicosocial a otr*s que como yo hacían parte del FIV (Foro Internacional de Víctimas). Apoyándolos, mi crecimiento personal fluyó más fácilmente y a la par transformó mi lenguaje artístico. 

Fui descubriendo cómo mi insistencia en que géneros y diversidades sexuales se volvieran eje transversal del apoyo psicosocial terminó liberando emocionalmente la violencia sexual recibida por muchas víctimas de la población LGBT e incluso que hombres heterosexuales que habían sido violados pudieran expresar lo que por años habían callado.

Seguiré siendo víctima y homosexual, no hay marcha atrás, no puedo separar mi dimensión artística de la activista, ni de mi esencia como ser humano. Cuando salí de Colombia pensé que mi vida acababa y se acabó la que conocía, pero se abrió ante mí un universo de nuevas posibilidades de expresión y de encuentro con los que se sienten trágicamente solos en su singularidad. La felicidad está en crear y reconocer a l*s otr*s a través del ARTivismo.

*Sociólogo, Filósofo, Sexólogo, Especialista en Gerencia de proyectos educativos institucionales, Máster en Educación, Máster en Gestión de las Políticas migratorias e Interculturalidad, Máster en fotografía contemporánea y proyectos de autor, Diploma de Estudios avanzados –DEA/máster- en Intervención Psicopedagógica y Doctor en Educación por la Universidad del País Vasco; DEA/máster y Doctor por la Universidad de Alicante en Enfermería y Cultura de los Cuidados. Primer homosexual reconocido en el Registro Único de Victimas del conflicto armado colombiano; refugiado y asilado en España por 12 años.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 170

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.