| 11/20/2019 4:33:00 PM

“Estamos enojados”: 21 líderes culturales explican por qué marchan el 21 de noviembre

Cineastas, escritores, músicos, gestores culturales y artistas también saldrán a las calles este jueves. 21 voces del sector compartieron con ARCADIA las razones por las que se sumarán al paro nacional.

Velia Vidal, Power Paola, Andrea Echeverri, Rubén Mendoza, Juan Gabriel Vásquez, Ricardo Silva Romero, Yolanda Reyes y Alejandra Borrero son ocho de los líderes culturales que le contaron a ARCADIA sus razones para ir a protestar este 21 de noviembre. Velia Vidal, Power Paola, Andrea Echeverri, Rubén Mendoza, Juan Gabriel Vásquez, Ricardo Silva Romero, Yolanda Reyes y Alejandra Borrero son ocho de los líderes culturales que le contaron a ARCADIA sus razones para ir a protestar este 21 de noviembre.

De cara al paro del próximo 21 de noviembre, el sector cultural ha decidido alzar la voz con cada vez más fuerza. 

A la indignación que produjeron el pasado martes los allanamientos y las denuncias de intimidación a artistas, colectivos creativos y medios de comunicación (como el que vivió el equipo de la revista de cultura alternativa Cartel Urbano), se sumó la solidaridad frente a las alertas de la Fundación para la Libertad de Prensa, que informó sobre una solicitud que hizo el Centro Cibernético de la Policía Nacional al medio digital Cerosetenta para que eliminara de su sitio web su “Manual 070 de autoprotección contra el Esmad”.

En ese marco de intimidaciones y amenazas de censura, esa ola de apoyo hacia los artistas y periodistas afectados que desató la jornada de ayer multiplicó las voces de distintos líderes de opinión y creadores a la ya gruesa cuota de líderes culturales que durante este mes han hecho públicas las razones por las que saldrán a las calles este jueves. “Si la marcha es para que no maten a nuestros niños en todos los rincones del país: yo marcho. Si es para que dejemos de matarnos: yo marcho”, escribió en su cuenta de Twitter el cantante Carlos Vives, cuyo apoyo al paro ha sido quizá el más mediático del sector.

Pero, más allá de Vives, la cultura ha estado organizándose con vigor para salir a la calle y respaldar las manifestaciones. El Teatro Petra, de Fabio Rubiano y Marcela Valencia, suspendió sus funciones el 21 de noviembre para apoyar las protestas y ha estado promoviendo el ejercicio del derecho a la protesta. Ilustradores como la caleña Amalia Andrade han puesto a disposición de los ciudadanos, de manera gratuita en internet, diseños para estampar camisetas, y el colectivo de agitación cultural Puro Veneno, también víctima de allanamientos, dejó libres sus ilustraciones y diseños para imprimir carteles.

Con los hashtags #ElParoSuena y #LaMúsicaResiste, un grupo de artistas y gestores musicales se unieron para convocar al sector a salir a protestar. “Es bonita y es bonita la resistencia. Nos movemos”, dice el jingle con el que acompañarán su recorrido, que partirá desde el Parque de los Hippies en Bogotá. Y a esa corriente de movilización y entusiasmo se han sumado en redes decenas de artistas escénicos, escritores, editores, representantes universitarios, académicos y creadores que han seguido haciendo piezas digitales, videos, intervenciones artísticas y pronunciamientos públicos para motivar la salida al paro nacional.

Para rastrear el estado de ánimo y las motivaciones de líderes del sector a pocas horas de la protesta, veintiún cineastas, escritores, músicos, gestores culturales y artistas compartieron con ARCADIA las razones por las que saldrán a marchar el próximo 21 de noviembre.

“Necesitamos respetar la opinión del otro, necesitamos tener el derecho de salir a marchar

Alejandra Borrero

Actriz y fundadora de Casa E

Es muy importante defender la democracia de nuestro país. A veces se nos olvida lo difícil que es un país polarizado, que necesitamos respetar la opinión del otro, que necesitamos tener el derecho de salir a marchar sin que eso genere una situación de crisis y violencia como la que estamos viendo hoy, día anterior a la marcha. Espero que podamos salir a marchar tranquilos y que podamos todos ejercer nuestro derecho a la democracia de este país.

“El paro es muy importante para el sector cultural, porque en general la cultura ha sido muy cómoda y alcahueta”

Rubén Mendoza

Director de Niña errante

Estoy lejos del país, pero completamente allá de mirada y de corazón. He estado participando desde donde estoy con otros mecanismos porque creo en el paro y lo he promovido. El paro es muy importante para el sector cultural, porque en general la cultura ha sido muy cómoda y alcahueta. No se ha compadecido con la gente que está en primera línea y no se suele pronunciar en los círculos donde puede frente a los llamados “poderosos”. Este ha sido más bien un gremio dedicado a las inversiones y al culto a la personalidad. El cine sigue siendo un gremio alfombrerero; en el arte sigue el culto al curador; en la literatura sigue el amor por el escándalo frívolo cuando hay tantísima gente poniendo su vida en  primera línea: arriesgándola y entregándola. La cultura se debe unir y movilizar. Es el momento de que las cámaras, las plumas, que tienen el poder de denunciar, convocar y proteger otras vidas, lo hagan. Y que además exijan. Que el cambio de dueños que tuvimos con la Independencia traiga algún tipo de garantías sociales y de libertades. Cada vez estamos más atados y con las manos más amarradas y censurados de una manera muy sutil y cobarde. Cada vez se unen más las personas pudientes, los grandes grupos económicos, comprando medios de comunicación y comprando verdades y versiones absolutamente indiferentes con la realidad. Por eso paro y marcho.

“Los músicos vamos a marchar porque el pueblo lo está pidiendo también”

Andrea Echeverri y Héctor Buitrago

Músicos, líderes de Aterciopelados

El paro nos parece importante, porque es un derecho democrático. En un país donde hay corrupción, asesinato de líderes sociales y poco apoyo del gobierno actual hacia el proceso de paz, hay una cantidad enorme de razones por las cuales la gente tiene derecho y debe protestar. Los artistas y los músicos vamos a marchar porque el pueblo lo está pidiendo también. Piden que acompañemos esas peticiones, ese dolor, esas quejas, todo lo que puede mejorar en Colombia y también en la región. Porque no es una cuestión exclusiva de nuestro país, sino que en muchos lugares sigue habiendo dolor, corrupción, asesinatos de defensores de derechos humanos, de defensores de la naturaleza y de líderes indígenas. Por eso también marchamos. Frente al Museo Nacional estaremos haciendo danzas de paz y acompañando desde la meditación.

“Voy porque estoy ejerciendo un derecho y también un deber democrático”

Yolanda Reyes

Escritora y directora de Espantapájaros

Sí voy a marchar. Considero que es una posibilidad de participación que da la democracia y para mí eso es más que suficiente. Me parece que estigmatizar una marcha y estigmatizar la toma de posturas políticasva en contra del ejercicio democrático, porque justamente un pilar de la democracia es la participación política de los ciudadanos según sus convicciones y sus ideas, sí: sus ideas políticas. Tengo muchas razones para participar en la marcha, pero ese no es el punto: antes de eso, voy porque estoy ejerciendo un derecho y también un deber democrático, que es el de pronunciarme y asumir posturas, como ciudadana que soy.

“Este país, que tantos retrocesos ha tenido en los últimos meses, no puede entregar también el derecho a manifestarse”

Juan Gabriel Vásquez

Escritor

No estoy en Colombia, pero apoyo a los que marcharán pacíficamente. Primero, porque hay muchas razones para estar inconformes: la gente no se lo está inventando. Segundo, porque este país, que tantos retrocesos ha tenido en los últimos meses, no puede entregar también el derecho a manifestarse. No se lo puede entregar a los que lo criminalizan, y tampoco se lo puede entregar a los desadaptados que usarán la marcha como una oportunidad para la violencia. Marchar pacíficamente es decirles a los violentos de cualquier lado que no hay violencia buena, y es decir también que una democracia no soluciona el descontento amedrentando a los que reclaman. 

"Sí voy a salir a marchar en el paro para manifestarme contra este mal gobierno"

Carolina Sanín

Escritora

Sí voy a salir a marchar en el paro para manifestarme contra este mal gobierno, que desprecia a la ciudadanía, que no entiende al país y que no es capaz de mirarse a sí mismo. Es un gobierno sin rumbo y sin destino, que en la estela de su erratismo está provocando un desastre.

“No se trata de arrinconar al Gobierno. Se trata, simplemente, de sacarlo de su soliloquio uribista”

Ricardo Silva-Romero

Escritor

Fragmento de la columna ‘Bomba’, del que reproducimos un fragmento con autorización del autor. Lea aquí el texto completo,

Si el paro del jueves 21 de noviembre ha sido reducido a batalla campal en el papel, en vez de ser comprendido como la protesta legítima de millones de colombianos de todos los orígenes e ideologías que quieren ser escuchados y bienvenidos y reconocidos por su Estado, es porque desde el propio Gobierno se ha estado acusando a los organizadores de “incendiar el país”, se ha estado estigmatizando de antemano, rotulando, preventivamente, de conspirador de extrema izquierda, a todo aquel que se atreva a sumarse al plantón, y se ha estado cometiendo el viejísimo error de menospreciar las voces ignoradas de “la gente”: “El tal paro no existe”, “el sí va a ganar por goleada”, “la consulta anticorrupción está condenada al fracaso”.

No están detrás Petro, ni Vives, ni el Foro de São Paulo, ni los senadores sedientos de puestos para un primo, aunque hayan dicho que saldrán a las calles, sino eso: “la gente” joven que se está dando cuenta de esta violencia y no le está gustando, “la gente” vieja que ya no quiere temer, rezarle a Colombia para nada, bregar en vano.

Yo veo la protesta del jueves como una marcha pacífica para que no infiltren, no criminalicen, no mancillen más marchas pacíficas. Veo el paro del 21 como un llamado de millones a que ningún colombiano que nos guste o no nos guste sea despojado de su infancia, reclutado a la fuerza, segregado por cualquier pretexto, doblegado en las ventanillas del Estado, negado hasta la muerte, disfrazado de baja de los unos o los otros, asesinado en la puerta de sus hijos porque aquí es así, obligado a dormir junto a una bomba sin explotar como la gente de San Vicente del Caguán. No se trata de arrinconar al Gobierno. Se trata, simplemente, de sacarlo de su soliloquio uribista, de ponerle las caras que está gobernando: este lío bicentenario va a seguir si no pactamos.

“Estamos enojados”

Catalina Arroyave

Directora de Los días de la ballena

Estamos enojados. En Colombia estamos enojados porque tenemos un Gobierno que desatiende las condiciones de vida básicas de la mayoría de los ciudadanos, que propone reformas que tienden a aumentar la desigualdad, que toma medidas como subirle el sueldo a los congresistas cuando hubo una votación masiva en la Consulta Anticorrupción para que pasara lo contrario, que aprueba el fracking a pesar de sus consecuencias ambientales y, sobre todo, porque llevamos meses viendo con impotencia cómo asesinan a líderes sociales, excombatientes que se han desmovilizado, líderes indígenas y niños reclutados en una guerra que muchos soñamos con ver terminar hace apenas dos años. Ese enojo, por la corrupción, por la injusticia, por la falta de conexión de quienes nos gobiernan con la vida diaria de miles de colombianos, se traduce en el movimiento de distintos sectores, entre ellos el artístico y el cultural, que vamos a salir a la calle el 21 de noviembre a decir que estamos hartos de ser gobernados con una ceguera indolente que parece no tener límite.

Paro porque es el momento de dejar de resistir y comenzar a insistir”

Ana María Montenegro

Artista, parte del equipo curatorial del 45 Salón Nacional de Artistas

Este 21 de noviembre yo paro para exigirle al gobierno que detenga el genocidio de líderes sociales, indígenas, excombatientes y niños. Paro para honrar la memoria de los que no pudimos proteger a tiempo y para decirle a los que temen por su vida todos los días que no están solos. Paro para acompañar a las madres de los falsos positivos y a todas las víctimas del conflicto en su búsqueda de justicia, verdad y reparación, y paro para agradecerles a los que han volcado su vida a que nadie nunca tenga que sentir el dolor que les tocó vivir a ellos. Paro por los estudiantes y sus justos reclamos. Paro para que se implemente el acuerdo de paz en su totalidad. Paro para que se respeten nuestros recursos naturales y la autonomía de los pueblos ancestrales sobre sus territorios. Paro porque este gobierno no me representa, ni representa el momento de transformación que está viviendo Colombia, que es imparable. Paro porque ya es hora de que los artistas estemos a la altura de ese momento, sea lo que sea que eso signifique en la práctica de cada uno. Paro porque es el momento de dejar de resistir y comenzar a insistir. 

Marcho como artista informado a quien le sobran las razones”

Juan Álvarez

Escritor

Desde luego voy a marchar este jueves 21 de noviembre. Mis razones no tienen que ver exclusivamente con el sector “cultura” o el sector “arte” o el sector “economía naranja”. Como ciudadanos, no somos representantes de sectores aislados. Somos, justamente, sujetos sociales donde se vinculan los planos de la realidad. Y la realidad es un Acuerdo de Paz donde están implicadas distintas reformas democráticas sustanciales (Estatuto de la oposición en acción, Planes de desarrollo con enfoque territorial, para citar solo dos ejemplos) que están siendo desmanteladas y trampeadas por una administración que ganó las elecciones presidenciales gracias a la Constitución democrática del país, pero ahora opera en contra de esa Constitución. Sus ministros han vuelto a incentivar las ejecuciones extrajudiciales y sus soldados se creen capaces de bombardear niños y seguirlos para rematarlos. Sus asesores detienen el avance y la inversión en determinados sectores empresariales a la espera de que sus colegas de pillaje entren en el negociado. Sus representantes políticos irrespetan las experiencias políticas territoriales, las estigmatizan y provocan escenarios discursivos donde es legítimo asesinar líderes de base en los territorios. Marcho como artista informado a quien le sobran las razones.

Estoy harta de que nos manejen con el miedo”

Power Paola

Ilustradora

Marcho porque estoy harta de que nos manejen con el miedo y que nos hagan sentir desobedientes. Estoy harta de que la muerte de tanta gente sea indiferente para muchos. Nos están matando desde hace rato, están matando a toda la gente que lucha por los derechos de todes. La colonización no ha parado en la región. Están matando a nuestros indígenas desde México hasta Argentina. Las tierras se usan para un supuesto progreso, donde todos los animales, ríos, personas y flora están sufriendo las consecuencias. ¡Qué impotencia!

“El miedo puede inflar la bomba”

Pascual Gaviria

Periodista y director de Universo Centro

Fragmento de un comentario en el blog ‘Rabodeají’, que reproducimos con autorización del autor. Lea aquí el texto completo.

El gobierno Duque se empeña en presentar la protesta como una batalla. El lunes hablaban de ochocientos kilos de dinamita encontrados en zona rural de Putumayo como posible “insumo” para la protesta. Una caleta un poco lejana. La semana pasada fueron los extranjeros deportados como supuestos cabecillas de vándalos profesionales. Hacen recordar a Piñera y sus primeras reacciones a la protesta en Chile: “Estamos en guerra contra un enemigo poderoso, implacable, que no respeta a nada ni a nadie…”. 

La estrategia del gobierno ha hecho que mucha gente recuerde el paro nacional de 1977 que, según cuentas, dejó cerca de 20 muertos en un solo día en Bogotá. Según el dicho de la época el gobierno de López Michelsen había pasado de ser el “Mandato Claro” en tiempos de elecciones, al “Mandato Caro” por cuenta de la inflación. Las reivindicaciones eran sobre salarios, pensiones y jornada laboral. Se bajaron algunos subsidios y el Frente Nacional era visto por muchos como un anacronismo insoportable. El gobierno decidió enconcharse y señalar la huelga de subversiva. Las tachuelas y las piedras eran presentadas en la prensa como armas de gran peligro. Un mes antes del paro se expidió un decreto que castigaba con arresto a organizadores de manifestaciones. Igual que hoy, los señalamientos, la propagación del temor, la recriminación a la protesta y las medidas de fuerza pública hicieron crecer la presión y el entusiasmo respecto al paro. El miedo puede inflar la bomba.

“Para nosotros es importante salir y recordarle al gobierno que el Chocó existe”

Velia Vidal

Directora del proyecto Motete y fundadora de FLECHO

Para nosotros en el Chocó es muy importante el paro, es muy importante marchar. Tenemos muchísimas razones, que además han sido invisibilizadas. Nuestras comunidades del medio y bajo Atrato, del Baudó completo, del Pacífico norte, están sufriendo condiciones muy duras: asesinatos de líderes sociales, confinamientos y la presencia muy fuerte de grupos armados. Es una situación que no ha sido atendida por el gobierno a pesar de que desde distintos sectores sociales se han presentado las denuncias. Para nosotros es importante salir y recordarle eso al gobierno: que el Chocó existe, que el Chocó tiene una lista enorme de problemas que comienzan con las de toda la vida, que son las necesidades básicas insatisfechas.

En términos de cultura estamos esperando que arranquen muchas cosas, que se le ponga frente a la cotidianidad que vivimos aquí, que se atiendan los procesos culturales. Y los hechos que se han presentado en los últimos días son muy graves: no puede ser que por querer protestar el gobierno ataque, haga allanamientos y pretenda callar las voces de las iniciativas y proyectos culturales. Rechazamos esto completamente. Yo estoy en Bogotá por estos días y mañana voy a marchar con los independientes: editoriales, escritores e ilustradores. El sector editorial va al paro.

“Marcho para que los privilegios de unos pocos no sean a costa de los derechos de todos nosotros”

Santiago Trujillo

Gestor cultural

Participaré en el paro nacional porque creo que el pensamiento creativo debe ser parte del diálogo social. Los artistas y el sector cultural son agentes activos de la transformación de la sociedad, y las reivindicaciones contemporáneas cada vez más gravitan en torno al reconocimiento de procedencias, identidades y ciudadanías culturales. Defender el derecho a la movilización y la protesta social hoy se hace urgente en Colombia. Hay un despertar en la sociedad colombiana que inspira a muchas personas y que merece una oportunidad. Debemos encontrarnos en la calle para probar que podemos desde allí construir espacios de reconciliación y debate social lejos de las fuerzas oscuras que quieren dividirnos. Debemos contener esa mirada retardataria que quiere intimidar con allanamientos y campañas negras los procesos democráticos de cambio cultural, social y político. Marcho para quitarle la corrupción a la política, las razones a los amigos de la guerra, las armas a los asesinos de líderes sociales. Marcho contra los que justifican con razones “colaterales” las muertes de niños en Colombia, contra quienes quieren defender en pleno siglo XXI el racismo y el machismo de Estado y la aniquilación de nuestras culturas ancestrales y recursos naturales. Marcho para que los privilegios de unos pocos no sean a costa de los derechos de todos nosotros, para promover un cambio social, diverso y creativo en donde todos podamos ser.

“Yo marcho porque este es un gobierno que promueve la desinformación”

Gloria Susana Esquivel

Escritora

Yo marcho porque este es un gobierno que promueve la desinformación. Es un gobierno mentiroso que quiere pasar unas reformas tributarias y laborales completamente criminales, un gobierno que se ha hecho el de la vista gorda con el asesinato de líderes sociales, un gobierno indolente frente a la muerte de dieciocho niños y un gobierno que se apoya y se parapeta en la desinformación y en el miedo. Voy a marchar mañana en una ciudad completamente militarizada, muerta de susto, pero con la tranquilidad de estar al lado de amigos que nos hemos unido en torno a ese miedo y que sabemos que eso no nos va a vencer, sino que nos va a impulsar colectivamente para gritar y reclamar por todo lo que este gobierno en solo un año y medio ha destruido.

“También habría que organizar una marcha aparte para el sector cultura”

Chucky García

Director artístico de Rock al Parque

Además del paro nacional del 21, creo que también habría que organizar una marcha aparte para el sector cultura. Entre otras cosas, porque la prometida “economía naranja” sigue sin arrancar. Y me encantaría ver en esa marcha a todos aquellos que con megáfono en mano salieron a decirle a la gente del sector cultura que votaran por el actual presidente Iván Duque y apoyaran su proyecto de economía naranja. Me encantaría verlos ahí a todos ellos, especialmente a unos que posaron junto a una guitarra que en ese momento dijeron que le iban a dar al presidente para apoyarlo en su candidatura.

Marcharé por los niños y adultos asesinados por las fuerzas militares”

Halim Badawi

Crítico de arte

Este 21 de noviembre marcharé por la destitución del subpresidente Iván Duque, no solo por incompetente, ignorante y títere, sino por los crímenes de lesa humanidad cometidos por funcionarios de su gobierno. Marcharé por los niños y adultos asesinados por las fuerzas militares, policiales y parapoliciales del Estado, lo que en cualquier Nación daría para un juicio político o para la renuncia del gobierno en pleno. Marcharé por la continuidad del proceso de paz y por consolidar la igualdad, la justicia y la seguridad en las regiones olvidadas de Colombia. Marcharé por mi familia, en contra de las medidas de la OCDE, en solidaridad con los estudiantes y en contra de la represión promovida por la fuerza pública en estos días que anteceden al paro. Y marcharé exigiendo justicia en contra del verdadero artífice del orden actual de las cosas, Álvaro Uribe Vélez, el actual presidente encubierto de Colombia. Por un país más democrático, no más Uribe.

Se le ha dado la espalda al anhelo urgente que tenemos de pasar la página de la guerra”

Álvaro Restrepo

Coreógrafo y director del Colegio del Cuerpo

Yo apoyo, por supuesto, el derecho ciudadano a la protesta pacífica. Creo que la atmósfera social y política está muy enrarecida ya que el compromiso del Gobierno con la Paz y con los acuerdos que con tanto esfuerzo se consiguieron no ha sido suficiente. Por el contrario a veces se le ha dado la espalda a ese anhelo legítimo y urgente que tenemos los colombianos  de pasar la página de la guerra. Que esta protesta sirva para que, no sólo el Gobierno, sino la sociedad en su conjunto nos pellizquemos y nos comprometamos todos con la construcción de un país digno y en paz.

“Hay que demostrar la inconformidad, demostrar que todo va mal, que está puteado

Gambeta

MC de Alcolirykoz

Apoyamos la marcha. Y no solo eso: vamos a marchar y hemos publicado cosas para que la gente se entere que estamos en eso y acuda. ¿Por qué marchar? La respuesta parece obvia, pero es que no se puede ser tan acomodado. No somos indolentes y nunca hemos sido favorecidos, venimos de un barrio y es normal tener esa inconformidad con todo lo que está pasando. en este país hasta el más gomelo y el más billetudo debería entender que uno no se puede quedar en la casa esperando a que le solucionen nada. hay que demostrar la inconformidad, demostrar que todo va mal, que está puteado, debe ser de los peores gobiernos que nos ha tocado a nosotros, a nuestra generación. Lo más importante para mí es que se enteren que la están cagando y que todo lo que está pasando no se puede quedar así. En todo lado todo está puteado, Ecuador, Chile, y aquí no podemos quedarnos de brazos cruzados. No podemos ser indolentes.

"Espero que muchos miles marchen en mi lugar"

Antonio Caballero

Escritor y columnista de ARCADIA

No voy a marchar, por una razón completamente ajena a mi voluntad que se llama neuropatía periférica y que me impide caminar. Espero que muchos miles marchen en mi lugar.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 169

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.