Autorretrato de Juan Rulfo en el Nevado de Toluca. Autorretrato de Juan Rulfo en el Nevado de Toluca.

Dos manuscritos inéditos de Juan Rulfo, a punto de ser publicados

El diario ‘El País’ tuvo acceso a dos manuscritos inéditos del escritor mexicano que estarían cerca de ver la luz: un repaso de la literatura brasileña del siglo XX y una serie de reflexiones sobre literatura mexicana. Esto es lo que se sabe hasta ahora.

2019/07/08

Por RevistaArcadia.com

Como recuerda David Marcial Pérez, periodista de El País, después de la publicación de Pedro Páramo, Juan Rulfo dejó de publicar pero nunca de escribir. Según informó el pasado fin de semana el diario español, la Fundación Juan Rulfo estaría próxima a publicar dos ensayos inéditos que corresponderían a un análisis crítico que el autor mexicano, en el periodo final de su vida, habría realizado sobre la literatura brasileña del siglo XX y sobre la literatura mexicana. La Fundación estaría en las negociaciones finales con la agencia Carmen Balcells para que textos inéditos vean la luz junto con una recopilación de materiales como artículos y conferencias realizados por el autor. 

Así describe Marcial Pérez los manuscritos a los que tuvo acceso:

“Son una libreta de pastas amarillas con cinco páginas y media; y 38 hojas con el lateral rojo arrancadas de otra libreta. Ambas rellenas hasta los márgenes con la letra de trazo fino e inclinado de Rulfo. La primera es un repaso a la literatura brasileña del siglo XX. La segunda versa sobre literatura mexicana. Ninguno de los dos textos están fechados, pero las investigaciones de la Fundación, basándose en el impecable estado de conservación del papel y las obras que aparecen mencionadas, los sitúan en torno a 1982, apenas cuatro años antes su muerte”.

Citando al director de la Fundación Juan Rulfo sobre los nuevos manuscritos, Marcial Pérez concluye:

“Ambos materiales vendrían a ser una extensión de otros trabajos anteriores: un prólogo a una edición de 1982 a una novela del autor brasileño Joaquim María Machado de Assis y una conferencia impartida en Harvard en 1981 sobre literatura mexicana. Ambos textos, junto a otros cuatro materiales ensayísticos de Rulfo —escritos en un periodo que va desde los cincuenta hasta su muerte— diseminados por revistas universitarias y editoriales menores serán también recopilados en una nueva edición. Será la primera salida de material inédito de Rulfo desde Cartas a Clara (2000), el rescate de la correspondencia amorosa que mantuvo en los años cuarenta con su futura esposa”.

El mito del silencio

Juan Nepomuceno Pérez Vizcaíno, conocido por todos como Juan Rulfo, se pasó treinta años de su vida como un sencillo empleado público, entre el Departamento de Migración y el Instituto Nacional Indigenista. Allí se refugió de la incesante pregunta que nunca dejó de perseguirlo hasta el final de sus días.  

Rulfo era uno de los escritores latinoamericanos más reconocidos. A sus treinta y cinco años inventó a Comala, el abrasador pueblo en donde los muertos hablan con los vivos que pasan. Dos años después ya había publicado toda su obra: El llano en llamas en 1953 y, un año después su famosa novela Pedro Páramo.  

Según cuenta Juan Forn, cuando Miguel Briante entrevistó a Rulfo en 1968, el periodista argentino dijo sentirse, delante del escritor mexicano, “igual que Walsh delante del coronel en el cuento Esa mujer”, solo queel dónde coronel, dónde” de Walsh era el “Cuándo, Juan, cuándo” con que él interrogó a Rulfo sobre su próxima publicación. 

Le puede interesar: Juan Rulfo: 100 años de un precursor

Pero Rulfo no publicó más. Por lo menos no en vida, aunque nunca dejó de escribir y mucho menos de leer. Con el paso del tiempo su silencio literario se convirtió en mito, y la infaltable pregunta sobre cuándo volvería a publicar en un tormento que Rulfo soportó hasta su muerte; aunque, como lo narra Augusto Monterroso, Rulfo fue el más “zorro” de todos, pues supo ver que lo que realmente deseaba la gente no era que él publicara un nuevo libro, sino que publicara por fin un libro malo. Rulfo, por supuesto, no les dio el gusto.   

Lea también¿Qué tiene que ver García Márquez con Juan Rulfo?

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 170

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.