| 9/24/2018 3:16:00 PM

Gracias, Misi: una columna de Emilio Sanmiguel

Nuestro crítico musical Emilio Sanmiguel comenta la nueva producción de Misi, 'Ella es Colombia'.

Gracias, Misi: una columna de Emilio Sanmiguel Gracias, Misi: una columna de Emilio Sanmiguel

Este artículo forma parte de la edición 156 de ARCADIA. Haga clic aquí para leer todo el contenido de la revista.

Como que me salen muy negativas las columnas, pero es que casi siempre no queda otro camino.

El presidente Duque nos salió con una ministra de Cultura, Carmen Vásquez, que tiene una hoja de vida impresionante, abogada con maestría en Relaciones Internacionales, Derecho Administrativo y Constitucional, “brillante líder y gestora pública”, hasta “ministra plenipotenciaria de Colombia ante la OEA”. Todo muy importante, pero cero experiencia en cultura. Un intelectual serio me sugiere que “le demos unos meses... unos pocos”, a ver qué pasa. Yo acato su consejo, de pronto me equivoco y en menos de lo que canta un gallo los niños dejan el reggaetón y salen silbando la Novena Sinfonía.

La ópera lanzó voladores con su temporada, pero lo que llamaron “temporada” –tres funciones de El caballero de la rosa, de Strauss– no lo es. Se necesitan por lo menos tres títulos que justifiquen los millones que el Estado invierte.

La Filarmónica de Bogotá, primera orquesta del país, nombró de titular al catalán Josep Caballé, quien dirigió el mencionado El caballero de la rosa. Como a lo largo de casi medio siglo ha sido dirigida por personalidades como Gustavo Dudamel, Kent Nagano, Krzysztof Penderecki o Andrés Orozco-Estrada, y para nadie es un secreto que la calidad musical de una orquesta está directamente ligada a quienes ocupan la titularidad, solicité a la orquesta el pasado 23 de mayo conocer el contrato para estar al tanto de cuántos conciertos dirige, y otros detalles. Pero quedé en “lista de espera”, aunque –insisto– eso no llega. Aún no se sabe si el alcalde de Bogotá insiste en su descabellado proyecto de construirle a la Filarmónica un ridículo auditorio de 800 espectadores, y menos aún qué piensan los músicos de tamaña afrenta a la tradición filarmónica.

De la pobre Sinfónica Nacional ni hablar, se le perdió la brújula con sus “colosales” conciertos con Fonseca y Yuri Buenaventura. Y mientras tanto, la mayor parte de las organizaciones musicales, líricas, de danza o ballet no son más que entidades mendicantes.

Por eso me salen tan negativas las columnas. Pero no todo es así. Por suerte estuve viendo hace unas semanas Ella es Colombia, la nueva producción de María Isabel Murillo, Misi, en el Teatro de Bellas Artes.

Hace 31 años, ella tomó la decisión arriesgadísima de crear Misi Producciones para hacer musicales, apenas comparable con lo que en su momento hizo Fanny Mikey con el Teatro Nacional: hacer empresa, por su cuenta y riesgo. Misi –así era Fanny– es como el águila bicéfala de los habsburgos: con una cabeza piensa como empresaria y con la otra, como artista.

Que los demás hagan como ella, pensarán muchos. Pero las cosas no son tan sencillas, pues paga un alto precio en cada temporada. Es verdad que trabaja un género, justo en ese límite en donde la música tiene un pie en la tradición y otro en lo popular. También que cuando lleva al escenario clásicos como The Sound of Music, Oliver o West Side Story tiene garantizada la respuesta del público; pero como tiene talante inconformista, también crea musicales que hunden sus raíces en lo nacional, como Ella es Colombia. Entonces paga el precio de ser una pionera, cruza los dedos y se encomienda a todos los santos para que el público responda, no vaya a ser que el barco se vaya a pique, se sumerja; treinta años de trabajo se vayan al fondo del océano y nadie, absolutamente nadie, le lance un salvavidas.

Lo que María Isabel viene construyendo se llama “patrimonio musical” y va dirigido a los niños, que por suerte son espectadores implacables y siguen sus creaciones extasiados en el borde de las butacas del teatro.

Pero, a qué precio.

Lea todas las columnas de Emilio Sanmiguel acá.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 169

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.